“Una película, nunca la hace una sola persona…” la amorosa pre-producción de 3pies*

*Esta publicación, está disponible sólo en español

Hace mucho no escribo para este blog que se llama ‘lo que amo del cine’.

En realidad lo que más amo del cine es… hacerlo. Y una película, así sea corta, mediana o larga, no la hace uno solo.

Hace un par de semanas nuestro cortometraje ‘3pies‘ ganó un premio importante para ser (finalmente) producido: el estímulo para ‘relatos regionales’ del Fondo para el Desarrollo Cinematográfico Colombiano. No he publicado mucho al respecto porque ese logro es el producto de un esfuerzo muy grande, de muchos años de trabajo, pero especialmente de muchas personas que han dejado su corazón y huella en el proyecto.

Este evento se merecía mucho más que un par de palabras escritas al azar y con afán. USTEDES, todos los que han conocido el proyecto, los que han participado, colaborado, los que lo han alimentado, los que lo han criado como a un hijo, se merecen saber (en una cantidad desmesurada de caracteres, jejeje), lo agradecida que estoy porque me hayan permitido trabajar y compartir con ustedes, así fuera por un breve instante.

A veces la única forma en la que uno se da cuenta de la cantidad de personas que están detrás de una película es cuando se queda unos minutos más en la sala de cine y mira cómo van pasando muchos nombres de las personas que hacen parte del equipo técnico más una larga lista de agradecimientos: a la familia, al dueño de la tienda de la esquina, al que le prestó un par de zapatos, al profesor de Universidad (que se tomó muchos tintos con uno después de clase dándole consejos para mejorar la historia), a los amigos que pusieron sudor, lágrimas, corazón y amor a cada segundo rodado y no rodado de la película… Pero sólo los que hemos estado representados en esas letras blancas con fondo negro que pasan rápidamente en un roll cuando todo el mundo se está levantando de la silla, sabemos lo mucho que se lucha por hacer una película.

La historia

‘3pies’ es la historia de Gonzalo, un niño de 10 años, que recorre su pueblo natal (Pamplona, Norte de Santander) con su balón de fútbol, y trata de llegar con los zapatos limpios a su estricto colegio para que no lo castiguen en la hora del descanso y le prohiban jugar fútbol con sus compañeros, su parte favorita de la jornada escolar.

Es una historia que, desde su primera versión de guión, lleva 4 años de estarse ‘soñando’, ya que bien lo dijo Carriere ‘un guión es el sueño de una película’. Lo que no dijo el señor Carriere es que con lo difícil que es hacer cine, uno puede pasarse la vida entre sueños, o peor aún, soñando despierto.

 

La frase del título de esta publicación no la ha dicho ningún director, ni actriz o actor conocido ni famoso. La acabo de escribir yo. Y es porque ‘3pies’ no podría existir sin TODAS las personas que han colaborado para nutrirlo. Así que esta es una larga publicación para darles las gracias🙂

Gracias a los grandes amigos arrebatados(Lala, Andrés, Pedrou) que se fueron conmigo al otro lado del país (dónde yo nací), para grabar un teaser en dos días, mientras perseguíamos un balón de fútbol por toda Pamplona para luego tocar todas las puertas municipales, departamentales, gubernamentales con un video en un computador, una presentación en powerpoint y un par de gafas de ‘científicas’; gracias a mi maravillosa familia (papá, mamá, hermanito, tía Carmen y tío Avelino) que siempre han creído en mí, nunca me han dejado perder la fé, me han recibido con mis amigos en la casa, han cocinado en los rodajes, han trasteado equipos, me han apoyado en los viajes de los proyectos… que no han hecho ustedes por mí. Gracias por aguantarme y por ayudarme a seguir mis sueños. No hay nada más que una hija, una hermana y una sobrina les pueda pedir;

 

Gracias a mis compañeros ‘Infames’ (Tere, Esme, Johnnier), por haberse lanzado con nuestro portafolio de proyectos y sueños de cine en el festival de Cannes y por estar siempre allí ante el llamado de la trompeta cinematográfica; a Carlos Hernández, quién tomó la idea de Lala para hacer un logo hermoso de 3pies que hemos usado desde el 2014 hasta este año en todas nuestras convocatorias; a Nata Gómez, Jhina, Humberto, Ayda, Mile, y todas las personas que le han dado su mano experta de producción y su cariño al proyecto; a Mauro por toda la bonita energía que siempre me ha compartido y le ha enviado al proyecto desde que se concibió; a mi bestie, Johnnier, mi compañero de batallas cinematográficas, por desgastarse conmigo para pensar mil y un formas de financiarlo, y por ayudarme siempre a organizar mis ideas en el papel y a ponerle la cabeza al corazón (o en el sentido contrario :P); a mi novio, Andrés, porque su amor y su profesionalismo que me desbordan todos los días, me dan ganas de vivir y de hacer muchas películas juntos; Gracias a JP y Nury, quiénes nos apoyaron en la producción de campo cuando arrancamos, recorriendo Pamplona y hablando con todo el mundo, con una diligencia y un cariño que se traduce hasta el día de hoy, que volvimos a recorrer las calles de la mano de Juan Cachastan, quién encontró todas las puertas abiertas gracias a su eficiente gestión; Gracias a Ray, mi paisano, (con el que tenemos aún una deuda cinematográfica que saldar en nuestra región), por asesorarnos en la convocatoria del Ministerio de Cultura; a Nicolás, que sigo buscando de cómplice para películas así esté al otro lado del mundo; a Iván, por su generosidad, por ser también cómplice de mis aventuras cinematográficas, por ser un olmo para el arbolito que crece bajo su sombra; y Gracias también al diplomado en televisión infantil de la Universidad Santiago de Cali, porque no sólo gracias a él aprendí mucho sobre cómo producir un excelente y bonito audiovisual infantil, sino que también, creó unos lazos de trabajo, amistad y compañerismo irrompibles entre los que participamos.

El último kilómetro siempre es el más difícil de recorrer porque en ese le gana a uno la cabeza y dice: ‘ya no más’. Así que guardo este último párrafo para las personas que en esta última etapa de 3pies, dieron el empujón, la alegría, las ganas, pero sobretodo, me devolvieron la fé. Gracias por no dejarme bajar la guardia, por estar ahí, por inyectar de energía positiva y hacer crecer 3pies con su buena onda: Nata, Moni y Juan, sin ustedes, no habría podido recorrer esa última milla. Fueron el agua cuando la sed era más intensa, la mano que se extiende amorosamente para ayudar a alcanzar la meta.  Gracias de corazón.

Siendo completamente honesta,les quiero decir (A TODOS), que no hubiéramos podido lograrlo sin ustedes. Que muchas veces me faltó la fuerza, muchas veces lloré, muchas veces dije ‘este corto no se va a hacer nunca’…Muchas veces pensé en renunciar, a pesar de lo mucho que amo esta historia y de lo mucho que quería hacerla en mi tierrita.

Así que, sin aún haberla rodado (yo advertí que iba a ser una publicación larga, y soy consciente que no me he ganado ningún oscar como para hacer este discurso, pero han sido muuuuchos años y muuuuuchas personas bonitas que he conocido en este proceso :P), mi conclusión es esta:

“Una película se hace más que con trabajo en equipo,

 CON amor EN equipo, y gracias AL amor DEL equipo”. 

Lo digo yo. Y punto.

Si quiere ver el teaser, puede mirarlo en este link:

 

 

 

 

 

 

Acerca de gretageney

Film-maker
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a “Una película, nunca la hace una sola persona…” la amorosa pre-producción de 3pies*

  1. Amorosa amiga estaremos complacidos de ver Tres pies muy pronto. Adelante que ruede el balón. “/?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s