Long time, no see! / ¡Tiempo sin verte!

Little Miss Sunshine, Jonathan Dayton & Valerie Faris, 2006/Gas station drive-in/Day

*The worst day of your life

Have you ever felt that things could not go any worse… and suddently you realize you were awfully wrong? Things can ACTUALLY go even worse?

Think of this: You’re lost in love with someone and suddenly, for no reason, that person who you have given everything to, leaves you to be with someone else. The loss is so painful that you hand yourself over to the alcohol, which makes you lose your job, the only source of income you have, as well as your prestige and reputation. Feeling miserable (while living on a pension), you find out that the person you were possibly chosen above is going to receive an important recognition that should be awarded to you. Then, you decide to end your life and you fail… which means now you will need to live under the guardianship of your only sister and her dysfunctional family, bearing with the compassionate, fearful and dissappointed looks from all of its members.

This is uncle’s Frank situation in ‘Little Miss Sunshine’, a movie who tells the journey of a dysfunctional family (I have never fully understood that phrasing…. tell me, how a ‘functional family’ looks like?)  who travel through the United States in a 1960’s Mercedez Benz van to take their youngest member Olive to participate in a beauty pageant in California.

Family’s members are: a grandfather addicted to heroin, an anti-social teen, a father which ultimate goal is to succesfully sell self-help conferences, a myopic child obssesed with beauty pageants, an uncle (Frank) who has recently tried to kill himself and is forced to spend sometime with the family to cope with his depression, and a mother that has to deal with all of these people. It is because of the struggles they must deal with together during this journey that all of them will get closer to eachother and recognize the importance of each individual within the family.

Frank taught literature, ‘Proust’ most specifically, in a prestigious University within the United States. He falls in love with one of his students (YES, he’s also gay, which is still a Taboo in the XXI century)  who leaves him to be with one of his colleagues, also specialized in Proust. Blinded by jelousy and pain (and also, wasted), Frank makes a fool of himself in front of his colleagues and He’s expelled from the campus. With neither a job, love and living on a pension, he founds out that the ‘new lover’ is going to be awarded as the most knowledgeable Proust critic in NorthAmerica. At that point, he decides to end his life, fails and is sent over by the health department to live with his sister, so she can keep an eye on him.

His sister’s family receives him skeptically. Nevertheless, Frank instantly builds a good relation with the heroin junkie-grandfather. Olive is selected to participate in the ‘Little Miss Sunshine’ beauty pageant in California. The father decides that the entire family must travel with her in the van to support her achievement, which does not please the others due to the lack of money to do the trip and also because of the weird destination.

In  a gas station, the grandfather asks Frank to get him some porn magazines and also gives Frank extra money, so he can get some too of ‘whatever he prefers’. Frank, still wearing his wrist bandages, gets out of the van and asks for the magazines with nerve. He chooses some with naked men on the cover for him and asks for a graspberry ice-shake too. Then, someone calls him out: His former-student/former-boyfriend salutes him with entusiasm. Frank does not have any clue as what to do: Scared, he tries to hide his bandages, the magazines, his awful -I’ve tried to kill my self- looks… But those are many things to hide. His former boyfriend’s New boyfriend hits his convertible’s automobile claxon repeatedly: Both of them are heading out to the awards show earlier for a quick holiday break.

Eveytime I watch this scene I recognize myself in Frank’s character. Not because I have been through the exact same situation, but because I honestly think that life really works that way and films (or at least, the films I love the most), should reflect that. Sometimes life will let you have a win: Run into an ex-lover at your best moment so you would think for yourself when the encounter is over ‘pfff…His loss’. But most of the times, you’re going to find yourself at the bottom floor and just when you think there’s no deeper pain or profound hole than the one you have dugg for yourself, the last kick will put your face on the dirt, leaving the last piece of pride and hope thrown away everywhere. Why? Because it’s part of human nature to burn yourself out like a phoenix so you can rise above the ashes. You must die a little to have a stronger rebirth.

Little Miss Sunshine, Jonathan Dayton and Valerie Faris, 2006/Estación de Gasolina/Día

*El peor día de tu vida.

¿Alguna vez han sentido que las cosas no podrían ir peor… y de repente se dan cuenta que estaban equivocados? ¿Que pueden empeorar aún más?

Les propongo este escenario: Están perdidamente enamorados e inexplicablemente esa persona a la cual le han entregado todo su afecto abandona la relación que han construido juntos para empezar una nueva con alguien más. La pérdida es tan dolorosa que se entreguen desenfrenadamente al alcohol, lo cual  ocasiona que pierdan su trabajo, única fuente de ingresos, y por ende su prestigio y reputación ganados a través de los años. Viviendo en una pensión miserable, descubren que la persona por la que fueron reemplazados va a recibir un reconocimiento por su trabajo que debería ser para ustedes. Toman la decisión de acabar con su vida y fracasan… Lo cual repercute en estar bajo la tutela de su única hermana, conviviendo con una familia disfuncional y soportando las miradas de decepción, compasión y temor por parte de todos sus miembros.

Esta es la situación del tío Frank, en ‘Little Miss Sunshine’, película sobre la travesía de una familia disfuncional*  (nunca he entendido ese término… ¿Alguien puede definir qué es una familia funcional?)  que recorre parte de Estados Unidos en una van Mercedez Benz de los años 60 para llevar a su hija menor Olive a participar en un concurso de belleza infantil en California.

Entre los miembros de la familia se cuentan: un abuelo adicto a la heroína, un adolescente con problemas de adaptación, un padre cuya máxima aspiración es dictar conferencias de auto-superación, una niña miope de 10 años obsesionada con los concursos de belleza, un tío (Frank) que ha intentado suicidarse y es obligado a pasar tiempo con su familia para superar su depresión, y una madre que tiene que lidiar con todas estas personas. Gracias a las dificultades que deben superar juntos durante el viaje, logran estrechar los lazos que los unen y reconocer la importancia de cada miembro dentro del núcleo familiar.

Frank enseñaba literatura, más especificamente la literatura de ‘Marcel Proust’, en una prestigiosa Universidad Estadounidense. Se enamora de uno de sus alumnos, (Sí, además es gay, lo cual a pesar de estar en el siglo XXI, sigue siendo un tabú en la sociedad actual), quién lo deja por otro profesor de la misma Universidad, especializado también en Proust. Debido a los celos y al dolor, Frank, alcoholizado, se pone en rídiculo frente a sus colegas y es expulsado de la Universidad. Sin trabajo, sin amor y viviendo en una pensión, se entera que el otro profesor va a ser galardonado como el crítico de Proust más reconocido de Norteamérica. Es allí que decide acabar con su vida y es remitido por sus doctores a la casa de su hermana, para que esté a su cuidado.

La familia de su hermana lo recibe con cierto escepticismo. Sin embargo, Frank traba una buena relación de inmediato con el abuelo paterno. Olive es seleccionada para participar en el concurso de belleza ‘Little Miss Sunshine’ en California. El padre decide que toda la familia debe recorrer el trayecto en la van para acompañarla, lo cual produce poco regocijo debido a la escasez de recursos para hacer el viaje y a lo ‘peculiar’ del destino de la empresa.

En una estación de gasolina del camino, el abuelo le pide a Frank que le compre unas revistas pornográficas y le da dinero extra para que se compre él unas cuantas ‘de lo que le gusta’.  Frank, aún con los vendajes del hospital en sus muñecas, se baja del automóvil muy tranquilamente y pide las revistas en la estación como si nada. Escoge para sí unas cuantas con hombres desnudos en la portada y pide un batido de mora. En ese momento, alguien grita su nombre: Su ex-alumno/ex-novio, lo saluda con entusiasmo… Ha pasado mucho tiempo desde la última vez que se vieron. Frank no sabe como reaccionar. Incómodo trata de esconder los vendajes, las revistas, el mal semblante… Pero son demasiadas obviedades que ocultar. El nuevo novio toca la bocina, insistente, desde su convertible, ya que juntos se dirigen a pasar un fin de semana de descanso en el mismo lugar donde le va a ser entregado el reconocimiento.

Siempre que veo esta escena, me reconozco en el personaje de Frank. No porque haya estado exactamente en la misma situación, sino porque creo que la vida es así y el cine, (o por lo menos,  el cine que yo disfruto más) es un reflejo de la vida.  Algunas veces te permite encontrarte con un viejo amor, en tu mejor momento, y te quedas pensando ‘de lo que se perdió’… Pero la mayoría de las veces, te vas a encontrar en el fondo, y cuando crees que no hay dolor mas intenso que el que estás viviendo, o un hoyo mas profundo que el que has cavado para tí mismo, llega la última estocada para dejar lo poco que quedaba de tu orgullo y de tus esperanzas por el piso. ¿Por qué? porque la condición del ser humano es incendiarse como el fénix y levantarse de las cenizas:  Se debe morir un poco para renacer mas fuerte.

Acerca de gretageney

Film-maker
Esta entrada fue publicada en Film, Indie Films, Scenes. Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Long time, no see! / ¡Tiempo sin verte!

  1. María Teresa Salcedo dijo:

    Las cosas malas de la vida siempre tienen sus cosas buenas, hasta las peores humillaciones, pero claro a veces falta tiempo para darse cuenta…

  2. Julio Geney dijo:

    Entre más duro es el porrazo, mas cuesta levantarse, pero de de esas levantadas agarrense por que no nos para nadie. Me obligaste a verla de nuevo, solo la vi una vez y no me impresionó tanto como a tí. Voy a ponerle bien cuidado. Te felicito, lograste plasmar en el escrito las emociones que te brindó la pelicula.

    Te quiero mucho.

    PAPA

  3. Johnny Holy dijo:

    Hay personajes que generan fascinación por su hermosa imperfección. Se parecen más a uno que los galanes, héroes y heroínas o femme fatales, pues no tienen miedo de revelar sus heridas ni de ahogarse en ellas antes de encontrar algo de sosiego. Se reponen lentamente y es de ese modo cuando uno encuentra que el cine es en verdad como la vida. Porque es honesto incluso en la ficción. Me gusta Frank, su perpetua tristeza. Pero me gusta también su hermana, esa fuerza femenina que todo lo puede. Me has dejado con ganas de repetirme la peli. See you soon.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s